Quimica Clinica

PRESENTACIÓN

LA QUÍMICA CLÍNICA

Definir que es la Química clínica puede ser muy fácil o podría ser muy complicado. Esto dependerá del enfoque que se le dé, de lo que se busque. Del alcance que le queramos dar al termino.

La química clínica en el modo más simple, no por eso deja de ser cierta, es un grupo de análisis de laboratorio que se efectúan en la fracción sérica de la sangre de un individuo; glucosa, urea y creatinína. Es lo más básico. Es el principio de una historia que cada día se enriquece cuantitativa y cualitativamente: mayor número de estudios y con mejor calidad cada uno de ellos.

Y de ahí partimos para extender el concepto de Química Clínica; Análisis Clínicos, Análisis de Laboratorio, Pruebas de Laboratorio, Estudios de Laboratorio. Cada uno de estos nombres agrupa, de manera semántica, las mismas ciencias y disciplinas, la misma misión, los mismos objetivos:

  • Investigar acerca de un estado fisiológico o patológico de un individuo sano o enfermo.
  • Informar todo lo referente a una anomalía congénita.
  • Para determinar la seguridad y compatibilidad con receptores potenciales y sus respectivos donadores
  • Para supervisar y valorar las respuestas a las medidas terapéuticas.
  • Para evaluar el estado nutricio y sanitario poblacional en programas epidemiológicos.

Con esto es importante señalar que la propuesta tradicional, referente a que el Laboratorio Clínico es “solo” un auxiliar en el diagnostico clínico, está cada vez más alejada de la realidad cuando son múltiples los estudios de laboratorio que no solo orientan de manera precisa el diagnostico, actualmente se han diseñado numerosos estudios que son los que finalmente determinan de manera más precisa un diagnóstico.

Es a partir de las décadas de los 60’s y 70’s del siglo pasado cuando el laboratorio clínico aumenta su acervo científico, con la incorporación de la inmunología, la genética, la virología, la determinación de hormonas por radioinmunoensayo y otras más que antes sólo eran parte de un todo y derivado de nuevas metodologías, de mayores recursos y de mayores necesidades terapéuticas y de diagnóstico, tomaron su propio carácter, se definieron como nuevas secciones en el organigrama del laboratorio y como ciencias derivadas de la biología, llegaron a enriquecer nuestro motivo de trabajo, la profesión que decidimos ejercer: La Química Clínica.

Un Laboratorio Moderno de Análisis Clínicos deberá contar con las siguientes secciones:

Bioquímica clínica, Hematología, Inmunología, Microbiología, Urgencias, Control de Calidad.